jueves, 3 de marzo de 2011

TARTA DE LIMÓN



Justo para hoy que hemos preparado masa quebrada en clase, tenía pensado subir esta receta de tarta de limón que cuenta con su masa quebrada. Esta masa no puede servir como base para miles de postres y platos saldos. La tarta de limón es una tarta clásica, muy refrescante, un bocado exquisito que no se hace nada pesado, y pienso que es la tarta perfecta para aquellos que no son muy “dulceros”.
Espero que os animéis a hacerla, triunfareis seguro.

INGREDIENTES: 
Para la masa quebrada: 200g de harina tamizada, 100g de mantequilla, 50gramos de azúcar, una pizca de sal, Canela, 1 huevo.
Para el relleno: 40g de harina, 20g de maicena, 80g-100g de azúcar, Ralladura de un limón, Zumo de 1 limón y ½, 3 yemas, 1 huevo entero, ½ litro de leche/nata, 1 nuez de mantequilla retirada del fuego.
Para el merengue: 3 claras, 225g de Azúcar Glass.


PREPARACIÓN:
Primero prepararemos la masa quebrada pues necesita un tiempo de reposo. Esta masa es base para múltiples platos, dulces y salados, y es una masa que no requiere grandes complicaciones, si la hiciéramos salada simplemente suprimimos el azúcar. Para su preparación hacemos un volcán con la harina, el azúcar y la pizca de sal y ponemos en el interior la mantequilla con textura de pomada, y con la punta de los dedos vamos dando pellizcos a la mantequilla y mezclando con la harina, consiguiendo al principio una textura arenosa, es lo que nos interesa. Es una masa que no debemos manosear mucho. Con esta textura arenosa le añadimos el huevo y terminamos de amasar sin castigar mucho la masa. Hacemos una bola, la aplanamos un poco (para que se enfríe antes), la cubrimos con papel film y la metemos en la nevera para que la mantequilla recupere su consistencia.

Mientras tanto vamos preparando el relleno. Para ello procedemos como con una crema pastelera. Ponemos a hervir la leche, a mi me gusta sustituir parte de la leche por nata, de esta forma tiene algo más de grasa y también estará un poco más rica (¡si cabe!), añadimos la ralladura de limón. Por otro lado mezclamos los sólidos con los huevos, para que la maicena no forme grumos la podemos diluir en un poco de leche o en el zumo de limón, o directamente meter la túrmix a la mezcla. Cuando la leche empiece a hervir añadimos el preparado de huevos sin dejar de remover hasta que vuelva a hervir, dejamos unos segundos sin dejar de mover y retiramos del fuego. Cubrimos la superficie de la mezcla con la mantequilla derretida para q no forme costra, antes de volcar en el molde lo mezclamos todo con una varilla.

Recuperamos ahora la masa que teníamos en la nevera y la estiramos con ayuda de un rodillo y un poco de harina. La colocamos sobre un molde de tarta de manzana y pinchamos con un tenedor para q no suba en el horno, no es necesario encamisar el molde porque es una masa que tiene mucha mantequilla y no se pega. Cubrimos con papel de aluminio y ponemos un peso, como pueden ser un puñado de garbanzos. Horneamos a 180ºC durante 10 minutos. Retiramos el peso y el papel y horneamos otros 5-10 minutos.
A continuación cubrimos con el preparado que hicimos con anterioridad (podemos pasarlo por un chino para dejarlo más fino) y horneamos 15 minutos más.

Por último cubrimos con el merengue, que habremos preparado montando con ayuda de unas varilla  eléctrica o manualmente, las claras con el azúcar glass. Podemos ayudarnos de una manga pastelera o sacar toda nuestra creatividad con ayuda de una cuchara.

Gratinamos en el horno a muy alta temperatura y por poco tiempo, o con ayuda de un soplete.

¡Refrescante bocado!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Opina, comparte tus ideas y haz tu comentario, siempre son de agradecer!. Sino tienes una cuenta de Google, simplemente selecciona "Anónimo" pero indica quien eres en el mensaje ;). Saludos del POLLO.