sábado, 29 de noviembre de 2014

SOPA DE CEBOLLA


Otra sopita para estos días de frío. Os traigo un clásico de la cocina francesa que es más común y tradicional de lo que yo pensaba en las cocinas españolas. La verdad es que en mi casa nunca hemos sido muy de sopas, y es en los últimos años cuando he aprendido a hacerlas y a descubrir el maravilloso mundo de las sopas, que en la actualidad me encantan. Creo que estas recetas, que voy intercalando con otras un poco más sofisticadas, son de esas que todo el mundo debería saber hacer o cuanto menos probar, incluidos estudiantes y solteros/as por eso me encanta compartir con vosotros este tipo de recetas.

INGREDIENTES: 1kg de Cebollas, 1c/s de Harina, 1 Chorro de Vino Blanco, 200g de Mantequilla, 1L de Caldo de Ave.
Costrones de Pan, Queso para gratinar.

PREPARACIÓN:
Esta sopa es realmente sencilla de elaborar y su sabor muy peculiar, la cebolla una vez cocinada es dulce así que no os asustéis.

En primer lugar cortamos la cebolla en juliana, y la pochamos en la mantequilla (la sustituí por 100ml de Aceite y 100g de Mantequilla, o un poco menos, para que no quedara tan grasa) a fuego lento, no nos interesa que tome demasiado color, para ello, la cocinamos con la tapa puesta los primero minutos, y después la dejamos descubierta para que se evapore el agua y caramelice un poco.
A continuación incorporamos el vino blanco y dejamos que se evapore el alcohol. Agregamos la cucharada sopera de harina y removemos bien para cocinar un poquito la harina. Vertemos entonces el caldo de ave (el que se consigue en brick en los supermercados viene muy bien), y cocinamos unos 15 minutos para que se mezclen todos los sabores, removiendo de vez en cuando. Ya tenemos listo el caldo.

Esta sopa se presenta de forma habitual con queso gratinado (utilicé el soplete, pero con el propio calor de la sopa queda bien) y costrones de pan. Como truco os diré una manera fantástica de hacer costrones de pan como los que venden en el supermercado, y que aprendí de mi blog de cabecera www.delavistaalpaladar.com. Cortamos daditos de pan de molde y los colocamos en un bol con un chorrito de aceite y una pizca de sal, removemos bien para que el aceite se reparta y metemos en el microondas a máxima potencia por periodos de 30 minutos, removiendo cada vez, unas cuatro veces, quedan perfectos.


Espero que os guste esta sopa y la hagáis pronto.

domingo, 16 de noviembre de 2014

TARTA ARCOIRIS (CON BUTTERCREAM DE VAINILLA)


La tarta de hoy es una tarta muy especial, era para el 30 cumpleaños de mi chico, y no podía ser una tarta cualquiera, cambio de década así que había que hacer un buen trabajo. Creo que el resultado fu inmejorable, a pesar de que me encontré con muchas dificultades. Se me estropeó la batidora y tuve que hacerlo todo a mano, casi me da algo. Se trata de una tarta muy americana, decorada con crema de mantequilla, y por lo tanto hipocalórica y muy dulce. Pero estaba riquísima. Prueba superada.

INGREDIENTES:
Para el bizcocho MSC: 350g de Azúcar, 350g de Mantequilla, 525g de Harina, 1 Sobre de Levadura, 6 Huevos Medianos, Esencia de Vainilla, una pizca de Sal, Colorantes.
Para la ButterCream: 375g de Mantequilla, 480g de Azúcar glass (si es Icing Sugar mejor, es más fina), 45ml de Leche, Vainilla, 1 Pizca de Sal.
Fondant, M&M’s, (Fruta)

PREPARACIÓN:
Esta vez decidí experimentar con este bizcocho clásico que suelen utilizar los expertos en tartas de fondant, porque son perfectas para tallar. No lo había usado nunca, pero por su contenido en mantequilla pensé que quedaría muy sabroso y americano, y así fue.

Haremos 6 capas de bizcocho de cada color del arcoíris. Para ello elaboramos una masa base. En primer lugar batimos la mantequilla con el azúcar, para que el resultado sea perfecto podemos triturar el azúcar previamente con cualquier robot de cocina o con la túrmix. Cuando la mantequilla haya blanqueado vamos agregando los huevos uno a uno, seguidamente añadimos la sal y los aromas, y por último la harina tamizada con la levadura, nos quedará una mezcla homogénea que dan ganas de comérsela a cucharadas.

Ahora separamos la misma cantidad de masa en seis recipientes y coloreamos cada parte con los seis colores del arcoíris: lila, azul, verde, amarillo, naranja y rojo. Lo mejor es utilizar colorante gel, no líquido, sino no conseguiremos colores intensos. Yo uso los tres colores básicos (amarillo, azul y rojo) y a partir de estos saco el resto.

Para hornearlos, disponemos cada mezcla en un molde de aluminio de los de un solo uso, de esta forma iremos más rápido, y todos los biscochos nos quedarán igual. Los horneamos a 180ºC durante unos 10– 12minutos, dependerá del horno, el primer bizcocho definirá los tiempos.
Para la crema de mantequilla, batimos la mantequilla con la mitad del azúcar hasta que blanquee, seguidamente añadimos el resto del azúcar y seguimos batiendo y por último añadimos la leche, la sal y los aromas y mezclamos a velocidad lenta.

Para montar la tarta primero perfilamos los bizcochos para que todos tengan la misma altura y le quitamos los bordes que están más secos. Vamos disponiendo cada capa de bizcocho, emborrachamos ligeramente y cubrimos con crema d mantequilla, en cada capa coloqué un poco de fruta de cada color (moras, kiwi, piña, melocotón y fresa) porque el cumpleañero sabía que lo iba a agradecer, pero es opcional.

Una vez rellenas y colocadas todas las capas rebañamos todo el contorno y reservamos en la nevera para que tome un poco de cuerpo, entonces podremos perfilar un poco mejor la tarta y que quede bien lisa e igualada. Finalmente la decoramos al gusto, en mi caso con un poco más de crema fui haciendo colocando gotitas de crema y esparciéndolas con una cucharilla, para darle ese aspecto de olitas tan apetecible, se cubren los extremos con unos rosetones de crema y queda perfecta (para toda esta decoración tuve que hacer un poco más de crema, ante un apuro se pueden conseguir “frostings” de distintos sabores en la mayoría de supermercados que nos darán el mismo aspecto, sólo que saben un poquito más artificial y son más dulces si cabe). Cubrí la tarta con M&M’s e hice un osito de fondant que parece que se está bañando en la tarta.


¡Felices 30!

lunes, 10 de noviembre de 2014

SOPA DE PICADILLO A MI MANERA


El frío ha llegado de golpe y para quedarse, así que sacamos nuestras armas y empieza la temporada de sopas, que por otro lado yo no dejo en todo el año, de vez en cuando se apetece un caldo calentito. En esta ocasión os traigo una sopa de toda la vida, un clásico, que seguramente nunca habría subido a este blog, pero “bicheando” por internet me he dado cuenta que las recetas básicas son las que tienen más éxito, y realmente este tipo de blogs deben servir también para aquello que se están iniciando en la cocina, o aquellos que se han independizado y nunca habían tocado una sartén. Pues para todos ellos, para que se sientan como en casa de mamá, una sopita de las de siempre, con los truquitos y consejos del pollo.

INGREDIENTES:
Para el fondo blanco de ave: Carcasas de pollo, 1 Cebolla, 1 Zanahoria, 1 Hoja de Laurel, (La parte verde del Puerro, Perejil, opcional).
1 Patata, Jamón, Huevo Cocido, Fideos o Arroz. Cilantro Fresco.

PREPARACIÓN:
Para realizar una buena sopa lo primero que necesitamos es un buen caldo o fondo. El Fondo Blanco es una preparación básica de la cocina, y se utiliza como base de salsas, para mojar guisos, arroces, sopas, etc. Para un momento de prisa podemos utilizar algunos preparados que venden en todos los supermercados. Los preparados en brick están muy bien, los preparados en polvo los utilizaremos “in extremis” como última opción.

Para el fondo blanco simplemente ponemos las carcasas limpias de impurezas y grasa a cocer, cubiertas de agua unos dos dedos por encima de las carcasas. Espumamos cuando empiece a hervir, y quitamos tanto la espuma como las impurezas, añadimos entonces las verduras limpias y troceadas toscamente. Dejamos hervir al menos una hora espumando si fuera necesario.
Colamos y ya tenemos nuestro caldo base para toda clase de preparaciones y ricas sopas. Podemos congelar sin problema.

Para esta sopa de picadillo a mi manera, separé el caldo necesario para los platos de las personas que íbamos a comer y cocemos en este caldo una patata cortada “a pellizcos”, cuando esté casi lista la patata añadimos el fideo y dejamos hervir hasta que esté listo. A mí me gusta añadir a la mayoría de sopas un poco de cilantro fresco picado que le da un sabor muy peculiar que a mi personalmente me encanta. Y en este caso agregué también un poco de colorante porque me apetecía darle este toque a la sopa, pero no es necesario.

Servimos acompañado de jamón y huevo duro picado.


¡Para entrar en calor! 

martes, 21 de octubre de 2014

BIZCOCHO DE PLÁTANO Y CHOCOLATE


Volvemos con los bizcochos. En esta ocasión os traigo una receta de Sonia López, una fiel seguidora del blog y maestra de los cupcakes y toda clase de postres, ella es muy metódica con todas las recetas y le salen de maravilla, yo hasta con la repostería saco mi vena de cocinero, y me gusta aplicarle un poco de improvisación e intuición, resultado: con este bizcocho no he conseguido atarlo bien, y siempre me ha dado algún problema, sobre todo después de ver el de Sonia, pero aprendiendo de los errores ahora puedo compartir con vosotros esta receta y contaros lo que no tenéis que hacer. Y lo mejor, seguir la receta paso a paso, con este bizcocho me doy por vencido, no queda otra, nada de improvisación. En cualquier caso, es un bizcocho que siempre sabe bien, está riquísimo, y tiene muchísimo sabor.

INGREDIENTES:
75g de Mantequilla, 225g de Azúcar, 135g de Harina, 2 c/s de Leche, ¼ cdta. de sal, 1cdta. De Vainilla Azucarado, 2 Huevos, 2 Plátanos Maduros, 100g de Chocolate o Pepitas, 1cdta. Bicarbonato (Lo sustituí por medio sobre de levadura). Opcional: 1cdta. de canela en polvo.

PREPARACIÓN:

Con los bizcochos, como siempre, lo primero que tenemos que hacer es preparar el molde, encamisarlo con mantequilla y harina, y precalentar el horno a 180ºC.

Para la masa, en primer lugar tendremos que tener la mantequilla a temperatura ambiente, o derretirla y dejarla enfriar. Añadimos el azúcar, la leche, la sal y el azúcar vainillado. A mí me gusta mezclarlo con la batidora de varilla para incorporarle aire y blanquear la mezcla. Supongo que como postre tradicional una cuchara de palo sería suficiente, pero la varilla no creo que sea algo que le venga mal. Separamos las claras de las yemas y seguidamente vamos añadiendo las yemas una a una y seguimos batiendo.

Por otro lado machacamos los plátanos y lo añadimos a la mezcla. Seguimos mezclando con delicadeza y movimientos envolventes. Incorporamos entonces la harina y el bicarbonato o la levadura previamente tamizados, y mezclados con las pepitas  de chocolate. Una observación importante: utilice una vez pepitas de una marca muy buena y se me fueron al fondo, las otras veces usé una tableta de chocolate picada y es como mejor repartidas quedaron las pepitas.
Finalmente montamos las claras a punto de nieve y las incorporamos a la mezcla con movimientos envolventes.

Vertemos la mezcla en el molde y al horno, unos 40 minutos aproximadamente, hasta que al pinchar con un cuchillo, éste salga limpio.

Como todos los bizcocho me gusta darle un toque exterior, a base de una glasa de agua con azúcar como explicamos en los bizcochos anteriores, o unas pinceladas de un almíbar de leche con azúcar a partes iguales.


Intenso y con mucho sabor.

miércoles, 15 de octubre de 2014

POLLO VILLAROY AL CURRY. Paso a Paso


Una de comiditas para sorprender, algo que gusta a todo el mundo, y más sencillo de lo que parece. El pollo Villaroy es pechuga de pollo cocida, envuelta con bechamel, rebozada y frita.
La receta que os pongo aquí tiene algunas aportaciones del pollo que ya os iré contando, pero no se sale mucho de la línea del pollo Villaroy clásico.
Espero que lo hagáis.

INGREDIENTES:
Pechuga de pollo, 1 Cebolla, Laurel, 1 Pastilla de Concentrado de Pollo, Sal.
1 Huevo, Pan Rallado.
Para la bechamel: 50g de Harina, 50g de Mantequilla, 500ml de Leche, Sal, Pimienta, Nuez Moscada, Curry.

PREPARACIÓN:

Por un lado prepararemos el pollo. La pechuga de pollo debe estar previamente cocinada puesto que al tratarse de piezas más o menos grandes el calor tardaría en penetrar y nos costaría más hacer la fritura. Cortaremos cada pechuga en unas tres piezas y lo coceremos en un caldo corto al que podemos añadir una hoja de laurel, una cebolla pelada, y una pastilla de concentrado de pollo para dar algo de sabor. Si se os ocurre algo más que le pueda dar sabor pues al ataque. El caldo que nos quedará después de la cocción lo podemos colar y utilizar en otra elaboración. Dejamos enfriar un poco las pechugas cocidas.

Por otro lado preparamos un bechamel espesita. Para ello ponemos la mantequilla al fuego, añadimos la harina y la cocinamos un poco para que pierda el sabor a crudo, seguidamente vamos añadiendo leche poco a poco sin dejar de remover, si está caliente mejor. Debe quedar con una textura de papilla. Ponemos a punto de sal, pimienta y nuez moscada. Y en esta ocasión le he añadido una buena cucharada de curry que le dará un sabor muy especial a nuestro pollo Villaroy.


A continuación vamos pasando el pollo por la bechamel, que quede bien cubierta y disponemos los trozos sobre una bandeja forrada con papel film. Dejamos que la bechamel se enfríe una hora en la nevera.

Por último, antes de comer, rebozamos el pollo en huevo y pan rallado, y freímos en abundante aceite caliente.

Listo para comer y acompañar con una rica ensalada o unas verduritas.